Sobre photoshop

Muchas veces, cuando enseño fotos a algunos amigos salta la típica pregunta de ¿no me digas que esta foto no tiene photoshop?, o algo similar.

Entiendo que la pregunta surge debido al normal desconocimiento de cómo funciona el proceso de la fotografía y a la habitual desinformación que hacen, como en otros temas, los medios de comunicación.Como indica la página de mi perfil, mi afición a la fotografía nace fundamentalmente en la era digital aunque mis primeros pinitos fueron con película y laboratorio. En esa época aprendí que, una vez hecha la toma con los parámetros de exposición, enfoque, etc, de la cámara faltaba el revelado de la imagen.

Este revelado iba más allá del mero traspaso de lo recogido en el negativo al papel seleccionado. Por el contrario, durante esta fase volvías a decidir (esta vez con la reveladora en la mano) qué exposición definitiva le ibas a dar a la imagen, y no sólo en su conjunto sino también por zonas utilizando técnicas de enmascarado de zonas, o el grado de enfoque/desenfoque (que ahora está tan supravalorado) que tendría una determinada imagen.

Después, jugabas con las fórmulas y tiempos del revelado e incluso mucho antes de todo esto habías elegido la película que utilizarías para las tomas, decisión que influiría indudablemente en el aspecto final de la imagen.

Todo esto ocurría en la oscuridad de los laboratorios y el público en general lo desconoce y piensa que el paso de negativo a papel era unívoco.

En la actualidad, con las cámaras digitales ocurre lo mismo, solo que las herramientas son diferentes. El equivalente en cámaras reflex al negativo analógico es el fichero RAW que, al igual que este, capta toda la información de la imagen en función de los parámetros que hemos marcado en la cámara, pero que requiere un procesado posterior y es aquí donde entra photoshop u otra herramienta similar.

Con este programa tratamos el “negativo digital” y revelamos la información obteniendo la imagen definitiva. Es entonces, en el “cuarto oscuro” del PC, cuando jugamos con la exposición o con el enfoque, como hacíamos con la reveladora, con la saturación y dominantes de colores, o el blanco y negro, al igual que ocurría al elegir un determinado tipo de película, que también determinaba el grano de la imagen y que ahora tratamos de reproducir en ocasiones vía software.

La única diferencia es que ahora, gracias a la extensión de la informática que ha llegado a todos los usuarios, lo que antes sólo hacían unos pocos ahora lo hacemos unos muchos, siendo muy fácil revelar las imágenes en tu propia casa.

La cuestión o el matiz está en que el procesado digital de la imagen te permite ir más allá, mucho más allá, permitiéndote modificar la propia imagen, borrar y añadir partes, modificar las proporciones de los elementos reflejados, etc. Es entonces cuando te encuentras más próximo al arte digital que a la fotografía como reflejo de la realidad observada, donde me gusta moverme a mi.

Por lo que a la pregunta  ¿no me digas que esta foto no tiene photoshop?, sólo puedo responder sí, porque no puede ser de otra forma.

Acerca de rinconslr

Arquitecto atípico especialmente interesado en la gestión. Apasionado de la fotografía.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sobre photoshop

  1. Pingback: What the Duck 1241 | rinconslr

  2. Pingback: Mi Flujo de Trabajo | rinconslr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s